Añadir antioxidantes a nuestra dieta, y más en concreto, el antioxidante conocido como flavonol, nos ayudará a prevenir todo tipo de enfermedades degenerativas en el futuro, e incluso puede llegar a reducir las posibilidades de que desarrollemos Alzheimer.

Tomar más fruta y verdura, y beber té sería, según un estudio de la revista ‘Neurology’, una de las mejores maneras de combatir las enfermedades neurodegenerativas antes de que aparezcan. Aunque se necesitarían más estudios, o una investigación más en profundidad para confirmas estos datos, se trata de unos resultados muy prometedores.

Para llevar a cabo este estudio, se ha analizado la salud de más de 900 personas con edades comprendidas en torno a los 80 años, prestando especial atención a factores como sus dietas, su nivel educativo, el ejercicio que practicaban o el tiempo que dedicaban a actividades como leer o participar en juegos.

Durante seis años, todos los participantes se sometían a un reconocimiento por el que se observó el desarrollo de Alzheimer en unos 200 de ellos. De esta forma, y tras comparar a los participantes, divididos en distintos grupos de estudio, se ha podido comprobar que quienes seguían una dieta rica en flavonol tenían un riesgo un 48% menor de desarrollar esta enfermedad degenerativa.

Sin embargo, como señalaban los responsables del estudio, tomar flavonol, por sí solo no reduciría nuestras posibilidades de sufrir Alzheimer. Sino que este antioxidante debe añadirse a una dieta saludable para prevenir el desarrollo de la enfermedad.