EXPERIMENTA MENOS EFECTOS SECUNDARIOS

EXPERIMENTA MENOS EFECTOS SECUNDARIOS

El ejercicio mejora los efectos de la quimioterapia en el cáncer de mama

Las mujeres con cáncer de mama que realizan ejercicio o practican algún deporte o que siguen algún programa de ejercicio físico durante el tratamiento de quimioterapia, experimentan menos efectos secundarios como fatiga, disminución de la aptitud física, náuseas y dolor, según un nuevo estudio.

El ejercicio es fundamental para mejorar la tolerancia a la quimioterapia en el cáncer de mama
Una mujer realizando ejercicio | Agencias

Se trata de una nueva investigación, dirigida por el profesor Neil Aaronson, del Insituto del Cáncer de Holanda.

Un hecho muy importante ya que la quimioterapia puede resultar muy molesta para los pacientes, y que en ocasiones, debido a sus efectos secundarios, no todos los pacientes son capaces de completar como estaba previsto en un principio y requieren un ajuste de la dosis. 

Neil Aaronson tenía un especial interés en determinar qué tipo de programas de ejercicio físico son los más efectivos y si estos planes también puede ayudar a los pacientes a tolerar mejor la quimioterapia. 

Así, decidió investigar estos temas en un grupo de mujeres con cáncer de mama que recibieron quimioterapia.

El proyecto de investigación, apodado PACES y cuyos resultados se publican en 'Journal of Clinical Oncology', fue en una gran parte realizado por el estudiante de doctorado Hanna van Waart, del grupo de investigación de Aaronson, en estrecha colaboración con el Departamento de Terapia Física del NKI.

Los resultados del estudio demostraron que los grupos de mujeres que siguieron un programa de ejercicios experimentaron menos fatiga, pérdida de la condición física, náuseas y dolor durante su tratamiento de quimioterapia.

Este efecto fue más pronunciado en el grupo de mujeres que siguieron el programa moderadamente intensivo supervisado. Además estas mujeres soportaron mejor la quimioterapia, con sólo el 12% de ellas que necesitó un ajuste de la dosis, frente al 34% del grupo de control que no podía tolerar la quimioterapia y necesitó un ajuste de la dosis.

"En el pasado, a los pacientes que recibieron quimioterapia se aconsejaba tomarse las cosas con calma, pero en realidad, es mejor que estos pacientes sean lo más activos posible, nuestro estudio muestra que incluso el ejercicio de baja intensidad tiene un efecto positivo frente a los efectos de la quimioterapia.  Eso es una buena noticia para aquellos que realmente no tiene ganas de ir al gimnasio. Pequeñas cantidades de ejercicio ya muestran beneficio en comparación con no ser activo", explicaba Aaronson.

Agencias | Madrid | 28/04/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.