La autora que cautivó a millones de lectores en todo el mundo con 'El tiempo entre costuras' María Dueñas vuelve con su segunda parte 'Sira' una poderosa novela que no dejará a nadie indiferente y que llegará a las librerías el próximo 14 de abril.

En esta nueva aventura la protagonista se moverá por cuatro increíbles escenarios como son Jerusalén, Londres, Madrid y Tánger. Cuatro lugares de ensueño que nos transportarán a otro tiempo. Estos destinos elegidos por María Dueñas no están seleccionados al azar, son lugares que van muy unido a los temas que aborda la novela y a la transformación de sus personajes. Para Sira muchos de estos escenarios adquieren un carácter simbólico que no pasará desapercibido para los lectores.

Un viaje histórico por cuatro grandes escenarios

JERUSALÉN

En primer lugar, ubicamos a nuestra protagonista en una convulsa Palestina que retrata además la encrucijada vital en la que se encuentra Sira.

Entre los escenarios de esta ciudad destaca sobre todo un edificio el King David que además de tratarse de un hotel, es un emplazamiento para funcionarios británicos; la villa reconvertida en hotel donde se instala Sira junto a Marcus.

«A diferencia del recogido encanto del American Colony, el King David Hotel resultó un sitio grandioso: el Palace o el Ritz que yo acostumbraba a frecuentar, en comparación, se me antojaron modestos. Aquello era otra categoría, un tributo a la opulencia combinando lo genuinamente propio del Oriente Próximo con un ambiente mundano.»

Pero Sira se seguirá moviendo por escenarios emblemáticos de la ciudad como el Muro de las Lamentaciones o La ciudad vieja de Jerusalén, el casco antiguo de la capital. También la basílica de la Natividad en Belén y otros lugares como Fink's Bar o el café Atara serás los escenarios de esta aventura.

Su paso por Jerusalén tendrá fecha de caducidad. Con el ánimo mermado y la experiencia de la maternidad a cuestas, Sira deberá embarcarse hacia Gran Bretaña.

LONDRES

En Londres Sira se encontrará con la hostilidad de la madre de Marcus y con una nueva misión totalmente inesperada. Sira dará sus primeros pasos en una concurrida Victoria Station. Acto seguido acudirá a The Boltons, la distinguida zona entre South Kensington y Chelsea en la que los Bonnard tienen su residencia.

La protagonista se encontrará con una ciudad muy sacudida por la Segunda Guerra Mundial. Los lectores serán trasladados hasta la sede de la BBC, cercana a Oxford Street; el hotel The Dorchester, donde Sira se reúne con miembros del servicio secreto británico.

«Callejeando fascinada, llegué hasta la magnífica Regent Street, con sus montones de edificios formidables y arcadas de comercios, montones de autobuses rojos de dos pisos echando humo negro, grandes almacenes, restaurantes y teashops, montones de gente con aspecto urbano, contemporáneo, diligente. A pesar de las cicatrices de los bombardeos, la ciudad se iba desplegando ante mí infinitamente más próspera, opulenta y hermosa que mi pobre Madrid.»

Tampoco faltarán menciones al salón de té Fortnum & Mason o al reputado Martínez, el más célebre de los restaurantes españoles. Además de la fiesta en Lefevre Gallery repleta de un montón de exiliados españoles como el pintor Gregorio Prieto, el intelectual Salvador de Madariaga o poetas como Luis Cernuda.

MADRID

La inteligencia británica vuelve a requerir de los servicios de Sira en un encargo que la llevará de nuevo a España y que le hará seguir los pasos de una mujer cuya voz perdurará a lo largo de la historia. Sira adoptará una nueva identidad, se convertirá en Livia Nash y trabajará, en apariencia para los demás, como reportera para el Servicio Latinoamericano de la BBC.

Le espera Madrid, pero también una figura carismática procedente de la fuerte Argentina, la fascinante Eva Perón. Sus vivencias relacionadas con la gran dama argentina no serán las únicas que experimentará en su vuelta a su país natal. Sira se encontrará también con viejos fantasmas dispuestos a romper en mil pedazos su vida. Todo ello a base de chantaje y violencia.

El Madrid de la posguerra es una ciudad gris y miserable, poco dada a los chances y las fiestas, aunque la emocionante presencia de Eva Perón la hará brillar durante unos días. Destacan ubicaciones como el Club de Prensa, donde se aloja Sira como corresponsal argentina de la BBC; el Embassy, el exquisito salón de té al que acude la protagonista para reunirse con Tom Burns, antiguo colaborador de la embajada británica; o el palacio de El Pardo, la residencia oficial del dictador y con una zona habilitada para la esposa de su homólogo argentino.

Sin embargo, Madrid no será el único escenario español por el que se moverá en esta ocasión nuestra protagonista. Siguiendo la Gira Arco Iris de Eva Perón Dueñas nos describe escenarios tan emblemáticos como el hotel Alhambra Palace de Granada dónde la argentina podrá disfrutar del majestuoso palacio de la Alhambra y la cueva del Sacromonte donde alguno de sus colaboradores hará de las suyas. También nos trasladaremos hasta Sevilla, con su hotel Alfonso XIII, y Barcelona. En la Ciudad Condal, Sira se aloja en el hotel Majestic; se celebra una cena y un baile en el Real Club de Tenis y asiste a otra recepción oficial en las estancias del Palacio de la Generalitat.

TÁNGER

La luminosa y cálida Tánger, allí donde empezó todo, será el escenario que devolverá a Sira su lugar en el mundo. También con amor y con riesgo, también entre costuras. María Dueñas cierra esta historia en Marruecos.

«Tánger empezó a desplegarse ante mis ojos blanca y compacta, recortada contra el cielo luminoso como un montón de pequeños cubos amontonados. A pesar de los esfuerzos por resistirme, no pude evitar rememorar otra llegada semejante.»

Algunos de sus enclaves son el decadente Hotel Cecil, al que acude Sira nada más pisar la ciudad; el Parque Brooks, ya que Sira se instala en una villa cercana; el local de moda Le Parade, un espacio que comparte con su amigo Félix; el revelador palacio Sidi Hosni, propiedad de la rica Barbara Hutton o el Emsallah Garden, que acoge una gala de la Asociación Internacional de la Prensa que cambiará la vida de una Sira inconsciente.

En menor medida, la autora hace otros guiños al pasado de Sira cuando ésta visita Tetuán y vuelve a pasear por el ensanche español y a recorrer la calle de la vieja pensión de Candelaria, La Luneta, donde los bazares regentados por indios han dibujado un nuevo paisaje.

María Dueñas demuestra, una vez más, un alto grado de conocimientos fruto de una exhaustiva documentación y de la experiencia que le otorga una mirada única. Porque cuando Sira recorre y vive aquellas calles, hoteles, restaurantes, palacios y villas, también lo hace el público con el mismo nivel de detalle.