PUEDE REPERCUTIR NEGATIVAMENTE EN LOS ANIMALES

PUEDE REPERCUTIR NEGATIVAMENTE EN LOS ANIMALES

Medio Ambiente alerta del riesgo de publicar la ubicación de especies amenazadas en redes sociales

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha alertado de los riesgos de publicar información en Internet y redes sociales sobre la ubicación exacta de especies amenazadas como el lobo, el oso o el lince ibérico.

El lince ibérico cuenta con una población de apenas 300 ejemplares
El lince ibérico cuenta con una población de apenas 300 ejemplares | Héctor Garrido/CSIC

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente explica que publicar la ubicación de estas especies puede provocar un "gran 'efecto llamada' y repercutir negativamente sobre los animales.  

Insisten, también, en la necesidad de no compartir imágenes con elementos o referencias que permitan identificar lugares con facilidad así como subirlas a redes sociales en tiempo real. 

Por otra parte, Medio Ambiente ha hecho hincapié en la importancia de promover el turismo de naturaleza, siempre y cuando, no se "amenace" al entorno. 

Así, ha elaborado una serie de recomendaciones en materia de protección y "disfrute" de la observación del oso, del lince o el lobo, animales presentes en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. 

Asimismo, ha avisado de que más allá de conseguir un avistamiento, lo realmente importante es "enriquecerse" con el entorno medioambiental o de las poblaciones rurales. 

El Ministerio cree que ante todo hay que conocer la normativa legal, que puede ser distinta según el medio donde se vayan a realizar los avistamientos.   Por ello, advierte que si el usuario es inexperimentado en este tipo de actividades, lo ideal es contar con la mediación de guías profesionales que permitan acceder "a un mayor conocimiento del entorno". 

A la hora de elegir el lugar desde donde observar a las especies, Medio Ambiente recomienda elegir lugares de observación previamente preparados o miradores habilitados.

En caso de no haberlos, comenta la posibilidad de pedir consejo a los agentes medioambientales de la zona.  Por otro lado, hay que tener preferencia por lugares elevados con amplias vistas o laderas opuesta.

Las horas de observación estarán, además, ubicadas entre una hora antes del amanecer y una hora después del ocaso. Si el usuario avista a una especie, ante todo, debe mantener absoluto sigilo, conteniendo las emociones. Así, los animales no alterarán su comportamiento natural.

El Ministerio advierte que perturbar o molestar "intencionadamente" a los animales supone una infracción y, por tanto, una sanción administrativa.  Al abandonar el puesto, debe hacerse de modo que no perturbe a los animales y de igual forma, no se recomienda llegar con un vehículo al lugar de observación.

Hazte Eco | Agencias | Madrid | 11/08/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.