Sustituir el azúcar de nuestros alimentos por edulcorantes sin calorías, o con un bajo contenido calórico nos ayudaría a mejorar nuestra salud. Sobre todo, declaran los expertos, si decidimos usar este tipo de edulcorantes en un contexto saludable y siempre que lo hagamos para optar por una alimentación más sana.

Todavía se requiere llevar a cabo una serie de investigaciones y estudios que ofrezcan una mayor profundidad y que demuestren la forma en que los edulcorantes bajos en calorías favorecen una mejor alimentación. No obstante, los beneficios a corto plazo de este tipo de dieta sustitutiva del azúcar pueden aportarnos todo tipo de ventajas.

Por una parte, carecen de efectos negativos sobre la regulación de la glucosa en sangre. Pero, además, cuentan con un aumento menor de la glucosa, en comparación con el azúcar. Por ello, podrían desempeñar un importante papel en el control de la diabetes.

Sin embargo, como aclaran los investigadores, estos edulcorantes no deben tomarse como una dieta milagro, sino que para recibir los beneficios de este tipo de sustitutivos del azúcar es necesario combinar su consumo con otras terapias y estilos de alimentación saludable.

Seguro que te interesa...

¿Pueden dos manzanas al día mejorar nuestra salud?

La mayoría de los alimentos que toman los niños europeos no cumplen los requisitos nutricionales

Siete consejos para mantenerte en un peso saludable todo el año