CAMBIOS SORPRENDENTES

CAMBIOS SORPRENDENTES

Las ciudades pueden provocar cambios en la evolución de las especies

Los signos son pequeñas pero sorprendente: las arañas en las ciudades son cada vez más grandes y el salmón en los ríos es cada vez más pequeño; las aves en áreas urbanas cada vez son más domésticas y atrevidas respecto a sus semejantes del campo.

Las ciudades y la evolución de las especies
Salmón de río | Agencias

Con esto se demuestra que las especies también sufren cambios evolutivos, pero la novedad es que estos cambios se están produciendo más rápidamente de lo que se creía y tienen impactos potenciales en la función de los ecosistemas a escala contemporánea. No en un futuro lejano, sino ahora.

Un nuevo artículo de Marina Alberti, de la Universidad de Washington, publicado en Trends in Ecology & Evolution sugiere que si el cambio evolutivo humano afecta el funcionamiento de los ecosistemas podría tener implicaciones importantes para el bienestar ecológico y humano.

Marina Alberti, profesora de diseño urbano y planificación, dijo que hasta hace poco se suponía que el cambio evolutivo llevaría demasiado tiempo como para afectar a los procesos ecológicos tan inmediatamente. "Ahora tenemos evidencia de que hay una rápida evolución. Estos cambios pueden afectar el estado del medio ambiente. Esto es lo que se llama retroalimentación eco-evolutiva".

"Las ciudades no afectan simplemente a la biodiversidad al reducir el número y la variedad de especies que viven en hábitats urbanos", dijo Alberti. Los seres humanos en las ciudades están haciendo que los organismos sufran cambios evolutivos acelerados "que tienen efectos sobre las funciones de los ecosistemas, como la biodiversidad, el ciclo de nutrientes, la dispersión de semillas, la desintoxicación, la producción de alimentos y en última instancia sobre la salud humana y el bienestar."

En el artículo, Alberti revisa sistemáticamente la evidencia de "firmas humanas", o ejemplos documentados de cambios de rasgos de origen humano en peces, aves, mamíferos y plantas, y sus efectos sobre la función de los ecosistemas. Además de la reducción del tamaño de salmón, cita lombrices de tierra con una mayor tolerancia a los metales, semillas de algunas plantas de dispersión menos eficaz y un tipo de ratón urbano que es un transmisor para las garrapatas que portan la enfermedad de Lyme, que conduce a picos en la exposición humana a la enfermedad. 

Los pájaros cantores son cada vez más doméstico y más audaces y también están cambiando sus melodías para asegurar que sus señales acústicas no se pierden en el medio urbano ruidoso. Los mirlos europeos se están volviendo sedentarios y han cambiado su comportamiento migratorio en respuesta a la urbanización.

Los seres humanos en ciudades causan estos cambios a través de una variedad de maneras, dijo Alberti. Nuestra urbanización rompe los patrones de vegetación natural, introduce contaminantes tóxicos y nuevas perturbaciones tales como el ruido y la luz y aumenta la temperatura. La presencia humana también cambia la disponibilidad de recursos como los alimentos y el agua, alterando el ciclo de vida de muchas especies.

Agencias | Madrid | 23/02/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.