ANTE LA AMENAZA DEL AUMENTO DEL NIVEL DEL MAR

ANTE LA AMENAZA DEL AUMENTO DEL NIVEL DEL MAR

Un pueblo de Alaska se ve obligado a trasladar su ubicación por las consecuencias del cambio climático

Los habitantes de Shishmaref, una pequeña isla de Alaska, han decidido, a través de votación popular, trasladarse a un lugar más seguro ya que sus casas podrían quedar sumergidas bajo el agua debido al aumento del nivel del mar. Esta es una de las terribles consecuencias, del cambio climático, que ya comienzan a notarse.

Un pueblo de Alaska se ve obligado a trasladar su ubicación como consecuencia del cambio climático
Un pueblo de Alaska se ve obligado a trasladar su ubicación | Credit Diana Haecker/Associated Press

Shishmaref, habitada en más de un 90% por indígenas, está a punto de desaparecer ya que el mar podría "tragarse", literalmente, las casas de este pueblo ubicado al noreste de Alaska en Estados Unidos. 

Por eso, sus habitantes de esta isla, decidieron tasladarse, una solución tomada después de realizar un referéndum popular.

De los cerca de 560 habitantes, que tiene la isla, acudieron a las urnas menos de 170, de los que 89 votaron a favor del traslado y 79 en contra, según informaron los medios locales.

En el año 2002, el pueblo celebró otro referendum con la misma pregunta y con el mismo resultado, pero los problemas económicos impidieron que el traslado fuera una realidad. 

Shishmaref es uno de los pueblos más vulnerables ante las consecuencias del cambio climático, que ya ha elevado la temperatura en Alaska entre 2 y 3 grados en el último medio siglo, más del doble que la media del resto del planeta, derritiendo la capa de hielo que ejercía de barrera protectora frente a la erosión y el impacto de tormentas que ahora devoran, con su acción conjunta, las comunidades costeras.

Todo esto está provocando que otras comunidades o pueblos de Alaska también hayan votado para trasladarse por motivos parecidos a los de Shishmaref.

Para los habitantes de Shishmaref, esta decisión, de trasladarse, ha sido dura y muy difícil de tomar. Uno de sus residentes,  Esau Innok, de 18 años, votó a favor de la reubicación, pero ha explicado, en una reciente entrevista, que muchos residentes se oponían a dejar su pueblo, ya que suponía dejar atrás su historia, sus raíces y la herencia de lo que ha su hogar durante tantos años.

Hazte Eco | Agencias | Madrid | 22/09/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.