SOBRE TODO LOS LABRADORES

SOBRE TODO LOS LABRADORES

¿Sabes por qué tu perro solo piensa en comer?

Los labradores son la raza más propensa a engordar y una vez establecen un hábito, es difícil cambiarlo. Ahora, para la tranquilidad de los dueños, existe una explicación científica para esta dependencia a la comida: tu perro no está obsesionado, solo tiene una alteración genética, según un reciente estudio.

Perro labrador
Perro labrador | Agencias

Cuando se trata de comida, todos los perros responden de la misma manera. Ninguno se niega a un premio o una recompensa, y en cuanto el cuenco está lleno, no pierden un segundo en empezar a comer. De hecho, uno de cada tres perros que viven en países desarrollados e industrializados tiene sobrepeso, según refleja un estudio de la Universidad de Cambridge.

Esta nueva investigación, realizada gracias a la cooperación de científicos internacionales con la Universidad de Cambridge, ha descubierto una alteración genética en los labradores, lo que demuestra la existencia de un gen asociado a la obesidad canina.

A pesar de los esfuerzos de los dueños por controlar la dieta de sus mascotas y sacarlos a hacer deporte, existen ciertas razas que no sólo muestran más interés por la comida, también son más propensos a sufrir obesidad.

El equipo de científicos que ha realizado el estudio reveló la existencia de un gen estrechamente relacionado con el peso, la obesidad y el apetitito de los labradores. Según el trabajo, al menos uno de cada cuatro labradores (el 23%) portaba una copia de esta variante.

"Es una variante genética común en los labradores y tiene un efecto significativo en aquellos perros que la portan, por lo que es probable que esto ayude a explicar por qué esta raza es más propensa a sufrir sobrepeso comparada con otras", ha apuntado Eleanor Raffan, autora principal del estudio e investigadora en la univesidad británica.

"La comida se utiliza a menudo como una recompensa durante el entrenamiento, y portar esta variante puede hacer que los perros estén más motivados para trabajar por un bocado", han comentado los autores del estudio. "Pero es un arma de doble filo: portar la variante puede facilitar el entrenamiento, pero también los hace susceptibles a la obesidad. Es algo que los propietarios tienen que saber para controlar el peso de la mascota", han subrayado los expertos.

Hazte Eco | Madrid | 04/05/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.