SON RASTREADAS VÍA SATÉLITE Y GPS

SON RASTREADAS VÍA SATÉLITE Y GPS

Unos satélites sirven para seguir el rastro a noventa e aves amenazadas en España

La Asociación Naturalista Grupo de Rehabilitación de la Fauna y su Hábitat, GREFA, sigue a más de noventa aves rapaces, en su mayoría especies amenazadas como son las águilas de Bonelli y los buitres negros, gracias a unos emisores satelitales que tienen colocados. Solo en 2014, la ONG colocó unos cuarenta dispositivos, sumados a los que llevaban más años transmitiendo información.

águila de Bonelli
águila de Bonelli | Agencias

La ONG GREFA, Grupo de Rehabilitación de la Fauna Auctóctona y su Hábitat, ha colocado a más de 200 aves rapaces unos transmisores para conocer su paradero vía satélite. Actualmente, noventa ejemplares, en su mayoría águilas de Bonelli y buitres negros, están siendo vigilados por GREFA.

Desde 2006, GREFA ha colocado a más de 200 animales este sistema de localización, aunque no todos continuan emitiendo señal. La mayoría de la aves marcadas están catalogados como especies amenazadas, aunque también se le ha implantado este dispositivo a otras especies como mamíferos o reptiles. "Gracias a ello podemos abordar un rastreo constante y preciso de la fauna silvestre que nos muestra cómo vive, por dónde se mueve y, lo que es más importante, qué amenazas le afectan más", explicaba Ernesto Álvarez, presidente de GREFA.

Los dispositivos cuentan con GPS para conocer de forma más precisa la localización exacta de los animales transmitida por satélite. Este tecnología permite que los datos emitidos se puedan consultar por Internet o, incluso, recibirlos vía móvil.

El 80% de las aves rastreadas pertenecen a dos especies amenazadas en España, en la categoría de Vulnerable: el águila de Bonelli o águila perdicera y el buitre negro. Aunque el seguimiento también abarca a otras especies como el águila real, el águila imperial y el milano real.

El rastreo de las más de cuarenta águilas de Bonelli a nivel nacional se enmarca en el proyecto LIFE Bonelli, iniciado en 2013 y que cuenta con el apoyo económico de la Unión Europea, que aborda de forma global la recuperación del número de ejemplares de esta rapaz dentro del territorio español. “Por ser víctimas de muchas de las amenazas actuales a la fauna silvestre, las rapaces son magníficas indicadoras de la situación de nuestras especies y sus hábitats, sobre todo si tenemos la posibilidad de recibir la ingente cantidad de información tan valiosa que permite su seguimiento satelital", afirmaba Álvarez.

GREFA también participa en un proyecto que ha conseguido crear una nueva colonia de buitre negro en los Pirineos, donde la especie se ha extinguido hace más de un siglo.

Hazte eco | Madrid | 10/07/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.