PARA MEDIR LA CONTAMINACIÓN

PARA MEDIR LA CONTAMINACIÓN

La Universidad Politécnica de Cataluña participa en una expedición a la Gran Barrera de Coral

La expedición marítima Ocean Mapping contará con la participación de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), que se embarcará en el 'Fleur de Passion' hasta Brisbane (Australia), donde estudiarán la contaminación que asola la Gran Barrera de Coral. Desde el Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de dicha universidad, llevan a cabo el proyecto "20.000 sonidos bajo el mar", con el que pretenden ayudar en esta expedición a entender el estado de salud del arrecife.

Zona de la Gran Barrera de Coral
Zona de la Gran Barrera de Coral | efe

El velero de pabellón suizo 'Fleur de Passion', de 33 metros de eslora, ya ha partido hacia aguas australianas para comenzar con la expedición marítima Ocean Mapping, con la que pretenden estudiar es estado de la Gran Barrera de Coral.

Esta expedición cuenta con la participación de un grupo de investigadores españoles del Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) con su proyecto "20.000 sonidos bajo el mar".

El proyecto del LAB de la UPC realiza un mapa interno de la contaminación sonora de los océanos. Con él, pretenden contribuir a entender el estado de salud de la Gran Barrera de Coral al medir su paisaje sonoro en una escala hasta ahora nunca estudiada.

"Los corales son el hábitat de una gran diversidad de especies marinas", ha explicado el director del LAB, Michel André, por lo que "grabar y analizar acústicamente esta diversidad nos permitirá a ayudar a entender los retos asociados al cambio climático que pesan sobre este entorno fragilizado".

El sistema de hidrófonos de "20 sonidos bajo el mar" detecta y clasifica todos los sonidos de origen humano o naturales de forma automática, a lo largo del recorrido del velero por todo el mundo.

The Ocean Mapping Expedition, es una expedición impulsada por la Foundation Pacifique de Ginebra (Suiza), que da la vuelta al mundo en cuatro años desde 2015, siguiendo la estela de Magallanes, con el objetivo de medir el impacto humano de los océanos.

Además del proyecto catalán, también han partido otros programas como el 'Micromégas', sobre la contaminación de microplásticos u otros dos para cartografiar y observar este entorno amenazado que desarrollan en colaboración la Universidad de Queesland y la ONG australiana CoralWatch.

Hazte Eco | EFE | Madrid | 30/03/2017

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.