SEGÚN SEO/BirdLife

SEGÚN SEO/BirdLife

Las denuncias ciudadanas ayudan a evitar la destrucción de nidos de especies protegidas

Gracias a las denuncias de cientos de ciudadanos está aumentando el el control de la destrucción de especies protegidas que pone en riesgo el mantenimiento de las poblaciones de algunas especies como aviones, golondrinas, vencejos y cigüeñas, según la organización SEO/BirdLife.

Las denuncias ciudadanas ayudan a evitar la destrucción de nidos
Las denuncias ciudadanas ayudan a evitar la destrucción de nidos | Agencias

"La destrucción de nidos de especies protegidas supone un delito, según el artículo 334 de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, que puede llegar a tener hasta una pena de prisión de seis meses a dos años", explica SEO/BirdLife.

Para la organización, la colaboración ciudadana es clave para identificar la destrucción de nidos. Se destruyen, mayoritariamente, por las molestias o conflictos relacionados con la suciedad o el ruido que pueden ocasionar el avión común, la golondrina común, el vencejo común y el pálido y la cigüeña blanca.

"De los cientos de casos recibidos, 36 han sido denunciados por SEO/BirdLife en los últimos siete años". Y solamente dos finalizaron con una sanción administrativa.

"Es necesario aumentar el control de este delito y hacer un buen seguimiento de las investigaciones, por lo que apoyamos todas las actuaciones que se están desarrollando desde la Guardia Civil, ya que todos estos casos cuentan con un alto grado de impunidad", declara David de la Bodega, responsable del Programa Legal del SEO/BirdLife.

"Se trata de especies protegidas por leyes europeas, nacionales y por convenios internacionales como la Directiva Europea de Aves, la Ley 42/2007, de Patrimonio Natural y Biodiversidad, Convenio de Especies Migratorias y el Convenio de Berna", subraya de la Bodega.

La destrucción de nidos y desaparición de lugares de cría es una de las causas identificadas por los expertos del declive de estas aves, que se suma a la pérdida de hábitats adecuados para la nidificación y la intensificación agrícola asociada al uso excesivo de insecticidas, que ha reducido en gran medida su fuente de alimentación.

Los aviones y las golondrinas construyen sus nidos con barro en aleros, esquinas o porches, mientras que los vencejos utilizan huecos, grietas y rendijas en los edificios de cierta altura para ubicar sus nidos.

"En las obras de reforma o rehabilitación de edificios o monumentos muchas veces se destruyen los nidos o colonias con total impunidad y raramente se tienen en cuenta criterios adecuados para que estas aves vuelvan a encontrar lugares de nidificación idóneos", concluye el comunicado de SEO/BirdLife.

Hazte Eco | EFE | Madrid | 28/08/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.