PROYECTO 'LUCHA CONTRA EL VENENO, ACCIONES CLAVE'

PROYECTO 'LUCHA CONTRA EL VENENO, ACCIONES CLAVE'

La muerte de seis buitres marcados con GPS muestra del uso ilegal de veneno

El hallazgo de seis buitres negros muertos marcados con un GPS alerta del uso ilegal de veneno en cebos colocados en la naturaleza. Las organizaciones WWF y la Fundación Biodiversidad habían marcado a estos ejemplares y, bajo la campaña 'Lucha contra el veneno, acciones clave', tratan de impulsar la lucha contra el uso ilegal de veneno.

Buitre negro
Buitre negro | Agencias

Los buitres marcados ayudan a alertar del uso ilegal de veneno, una de las principales amenazas a las que se enfrenta esta especie. El hallazgo de seis ejemplares muertos de buitres marcados con GPS ha hecho saltar de nuevo las alarmas sobre el uso ilegal de cebos envenenados.

Peñalara y Escobalón, dos buitres marcados, están recabando información sobre el comportamiento de esta especie y, de momento, se conoce que estos dos ejemplares se alimentan en algunas ocasiones en el Centro de Tratamiento de Residuos de Ávila, lugar donde se encontraron los seis buitres negros muertos.

Las acciones estratégicas como la mejora de la formación de los técnicos responsables de la aplicación de la normativa vigente, el desarrollo de patrullas caninas que detecten cebos envenenados o el siguimiento de especies muy vulnerables a estos cebos envenenados, como el buitre negro, son algunas de las más eficaces en la lucha contra el uso ilegal de veneno.

Peñalara tiene ocho años y forma parte de esta investigación contra el veneno desde 2011. El buitre se instaló en el Parque Nacional de Guadarrama, donde se está reproduciendo actualmente. Los datos de su GPS muestran que las provincias de Madrid y Segovia son sus zonas preferidas para alimentarse.

Escobalón tiene seis años y nació en la Comunidad de Madrid, en la Zona Especial de Protección de Aves, Zepa 56 de los Encinares de los ríos Alberche y Cofio. En la actualidad se encuentra en la reserva natural del Valle de Iruelas, donde está criando y desde donde se desplaza de forma regular a zonas de la Comunidad de Madrid para alimentarse.

WWF continuará con el seguimiento de estos dos buitres durante todo el año, gracias al apoyo ténico de Grupo de Rehabilitación de la Fauna Auctóctona y su Hábitat, GREFA. El proyecto 'Lucha contra el veneno, acciones clave' permite seguir la evolución de estos dos ejemplares a través de su página web.

Otras especies también muy sensibles al uso del veneno como el águila imperial o el alimoche se marcarán la semana que viene, para comenzar su seguimiento.

Hazte Eco | Madrid | 10/08/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.