Las modificaciones serán consensuadas tanto con el sector como con las ciudades y no tendrán efecto retroactivo, según ha informado el director general de Tráfico, Pere Navarro.

Así lo ha señalado Navarro en una entrevista concedida en el marco del EY Mobility Center, donde ha reivindicado la historia de "éxito" de las pegatinas.

Aunque ha asegurado que ahora se plantea la posibilidad de hacer algún cambio para "ajustar mejor" o "poder ubicar algunas novedades o disfunciones" detectadas en el marco actual.

En este sentido, Navarro ha insistido en que estas modificaciones no pueden tener efecto retroactivo porque es un tema de "seguridad jurídica". "La gente ha adquirido un vehículo en función de su etiqueta y no podemos decirles que aquello que se ha comprado, ahora no vale y se lo voy a cambiar", ha destacado el responsable de la DGT.

Navarro ha querido hacer hincapié en que las etiquetas actuales tendrán validez y van a seguir haciendo el servicio que hacían hasta ahora. El plazo para realizar estos cambios es hasta el 1 de julio y deberán ser consensuados con el sector y las ciudades.

El responsable de la DGT también ha hecho referencia a la bajada de la movilidad durante el 2020 debido a la crisis del coronavirus. Respecto a esto, ha destacado que la disminución de la actividad económica hará que este descenso se mantenga entre un 10% y un 15% aún después de superar la pandemia.

A pesar del descenso histórico de las muertes en carretera, Navarro ha puesto el foco en los husuarios vulnerables, que han superado a los fallecidos en vehículos de cuatro ruedas.

También ha destacado la importancia del vehículo conectado en el ámbito de la seguridad vial, porque permitirá que los conductores sepan con más antelación la existencia de determinados obstáculos u elementos en la carretera y así podrán evitarlos.