A 10.000 METROS DE PROFUNDIDAD

A 10.000 METROS DE PROFUNDIDAD

Productos químicos prohibidos hace 40 años afectan a especies de las profundidades marinas

Los contaminantes químicos han llegado a los 7.000 kilómetros de distancia en los océanos, según un nuevo estudio. Estos productos contaminantes pertenecen a grupos persistentes que fueron prohibidos hace cuarenta años, son difíciles de degradar y se mantienen en el medio ambiente durante décadas.

Productos químicos prohibidos hace 40 años afectan a las especies de las profundidades marinas
Productos químicos prohibidos hace 40 años afectan a las especies de las profundidades marinas | Agencias

Los contaminantes artificiales han llegado a las profundidades de los océanos, según ha demostrado un nuevo estudio de la Universidad de Newscatle publicado en la revista 'Nature Ecology & Evolution'.

Estos investigadores han estudiado las zonas de las fosas Marianas y Kermadec del Océano Pacífico, que tienen una profundidad de 10 kilómetros y están a 7.000 kilómetros de distancia, donde han visto altos niveles de contaminantes orgánicos persistentes (POPs) presentes en organismos anfípodos (pequeños crustáceos).

También se han hallado otros componentes  en su tejido graso como bifenilos policlorados (PCBs), y éteres difenílicos polibromados (PBDEs), que se utilizan comúnmente como aislantes eléctricos y retardadores de llama.

Desde la década de 1930, hasta su prohibición en 1970, la producción global de PCBs en esta región era de 1,3 millones de toneladas. Estos contaminantes se liberan al medio ambiente por accidentes industriales y vertidos, son difíciles de degradar y persisten en el medio durante décadas.

Los autores sugieren que lo más probable es que los contaminantes han llegado a estas zonas a través de los residuos plásticos contaminados y animales muertos que se hunden, donde luego son consumidos por los anfípodos y demás especies que viven en las profundidades oceánicas. 

De hecho, estos animales contenían niveles de contaminación similares a los encontrados en la Bahía de Suruga, una de las zonas industriales más contaminadas del noroeste del Pacífico.

Los investigadores han denunciado que, por muy profundo que sea, el fondo oceánico está conectado con las aguas superficiales y, algún día, lo que tiramos al fondo del mar volverá de alguna otra forma.

Hazte Eco | Agencias | Madrid | 16/02/2017

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.