La tecnología ha pasado a formar parte de nuestras vidas de forma casi imprescindible. La pandemia del coronavirus obligó a acelerar el proceso de digitalización de nuestra sociedad, una evolución que se ha consolidado a lo largo de este 2021.

Mucho de lo que hacíamos de forma física en el mundo precovid, ha pasado a ser virtual. Prácticamente todo se puede hacer con un smartphone o un dispositivo electrónico. Desde regular la intensidad de las lámparas de casa, hasta comprar una parcela en un lugar que todavía no existe.

2022 se presenta como un año de redefinición en el mundo internet. Conceptos que hasta hace pocos meses eran desconocidos como metaverso o NFT, empezarán a echar raíces. Aquí te resumimos cuáles serán las cinco tendencias principales de la tecnología que evolucionarán en el año venidero.

1. Internet de las cosas (IoT)

Recurriendo al siempre sabio refranero español, la tecnología se pasea “como Pedro por su casa” por nuestros hogares, según predice la compañía telefónica Ericsson, para 2022 habrá 29.000 millones de aparatos domésticos conectados a Internet (IoT, en inglés) en funcionamiento.

Los robots de limpieza como Roomba han estado en el punto de mira tras descubrirse que eran capaces de extraer información; realizar planos de nuestra vivienda o incluso grabar imágenes (sí, hay algunos que contienen cámara de videovigilancia integrada). Pero esto no es nada comparado con lo que se viene: Astro. Recuerda este nombre, porque llega para quedarse. La evolución natural de la Alexa de Amazon tiene ruedas y pantalla (pero no puede bajar ni subir escaleras). Por el momento solo está disponible en Estados Unidos y exclusivamente bajo invitación, pero ya es una realidad.

 

Al igual que su predecesora, Astro será capaz de reproducir música o configurarte la alarma; pero también podrá monitorear las habitaciones de tu casa, seguirte de habitación en habitación o llevarte el café al escritorio mientras teletrabajas.

Además, adicionalmente se podrá contratar una suscripción a “Ring Protect”, que permitirá a Astro patrullar de forma activa el hogar cuando estés fuera de él, notificar de actividades sospechosas o compartir y guardar vídeos en su nube durante 60 días.

Pero el IoT no se limita a las paredes de casa, sino que trascenderá a campos como el de la salud, la ciberseguridad, o la industria.

2. Ciberataques

Según Kaspersky, durante la primera mitad de 2021 hubo 1.500 millones de ataques contra dispositivos de IoT. Cada vez cedemos más y más información a la tecnología, lo que la hace una diana muy jugosa para los ciberdelincuentes. Las empresas son muy conscientes de ello y buscan desesperadamente la incorporación de hackers a su equipo.

Según el informe mundial de (ISC)², en España hacen falta 38.000 especialistas en ciberseguridad, una cifra que a nivel europeo asciende a más de un millón. En nuestro país solo existe un grado público de Ingeniería de Ciberseguridad y se imparte en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. En 2022 se graduará la primera promoción con una predicción de empleabilidad del 100 %.

España es el tercer país del mundo que más ciberataques sufre, solo por detrás de Estados Unidos y Alemania. Según Datos101, en España se produjeron 40.000 ciberataques cada día en este 2021, un incremento del 125 % con respecto a 2020; y no se espera que la cifra disminuya en el próximo año.

Sonado fue el ataque de ransomware que afectó al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) durante varias jornadas del pasado mes de marzo. Más recientemente, y en plena campaña del Black Friday, la compañía MediaMarkt vio como sus servidores fueron bloqueados por los ciberdelincuentes, en un ataque que afectó a sus tiendas de España, Holanda y Bélgica; y al funcionamiento de su página web.

3. Metaverso

Desde que el fundador de Facebook (ahora Meta), Mark Zuckerberg, anunciase sus planes de construir un metaverso que cambiase la concepción actual de internet, todo el mundo quiere su trozo del pastel virtual y existe una auténtica carrera a contrarreloj entre las grandes empresas tecnológicas por ver quién controlará esa nueva dimensión.

 

Todo lo relacionado con el metaverso puede recordar al famosísimo Cuento de la Lechera, de Jean de La Fontaine. La protagonista ya tenía planes de cómo iba a vender la leche antes de ni siquiera haberla obtenido. Con el metaverso ocurre lo mismo: por el momento es tan solo una idea intangible, pero ya hay quienes están haciendo negocio con ella.

Es el caso de Monica Quin, una diseñadora de moda canadiense de 28 años que obtiene un salario de seis cifras en su cuenta bancaria por las ventas de su ropa digital en Zepeto, la plataforma de metaverso más grande de Asia, con sede en Corea del Sur y con moneda virtual propia.

Pero no es la única. Solo en 2022 se estima que la inversión en el metaverso por parte de las grandes empresas se multiplicará por diez y que el mercado del metaverso tendrá un valor de 800.000 millones de dólares en 2024. Ya existen hasta inmobiliarias que ofrecen terrenos en el mundo virtual, y no por poco dinero: 3 millones de euros. Por tierra digital.

4. Blockchain, NFT y Criptomonedas

El creador de Twitter, Jack Dorsey, anunció hace unas semanas su dimisión como director general de la red social del pájaro azul. Lo hizo para centrarse en su nuevo proyecto: Block (antes Square), con el que busca dominar el mundo de la tecnología blockchain (cadena de bloques) y de las criptomonedas.

Su presencia en el mercado aumenta a pasos agigantados, y países como El Salvador ya han aceptado el bitcóin como moneda de curso legal desde el pasado noviembre. Además, la Bolsa de Gibraltar se postula para 2022 como la primera del mundo en aceptar criptodivisas.

El bitcóin no es la única moneda que existe. Algunas de las alternativas son Ethereum, Solana o Cardano que previsiblemente aumenten de valor en los próximos meses. Muchos son todavía reticentes a invertir en este tipo de divisa, pues algunas son objeto de estafa, como SQUID, la criptomoneda que nació tras el éxito de El Juego del Calamar y que pasó de valer casi 3.000 dólares a 0 en un día.

Ene efe te. NFT. Las siglas de “token no fungible” en inglés. Cuando la banda de música Muse lanzó una canción como NFT, el mundo colapsó. En resumen, se trata de un “activo digital” único, que pasa a ser propiedad del comprador.

Hoy en día, absolutamente todo es susceptible de convertirse en un NFT. Los artistas contemporáneos utilizan este sistema para vender sus obras de arte.

Dorsey, al que hemos mencionado anteriormente, vendió como NFT el primer tweet de la historia por cerca de 3 millones de dólares. El meme de la niña que sonríe en primer plano mientras se quema una vivienda, conocido como Disaster Girl, alcanzó un valor de medio millón de dólares.

El meme "Disaster Girl", vendido por medio millón de dólares como NFT.
El meme "Disaster Girl", vendido por medio millón de dólares como NFT. | Zoë Roth

5. Inteligencia Artificial

Este pasado martes, el Gobierno de España aprobó los Presupuestos Generales del Estado para 2022 que destinan una partida de 5 millones de euros para la creación de una Agencia Estatal para la Supervisión de la Inteligencia Artificial (IA).

El principal objetivo de este nuevo organismo será supervisar la gestión o programación de algoritmos (o de la aplicación de la IA) que se extienden en los diferentes campos de nuestra sociedad, desde las redes sociales hasta los ya mencionados dispositivos IoT como Siri, Alexa o próximamente Astro; para evitar sus efectos negativos en la seguridad y la salud de los ciudadanos españoles. La Unión Europea también ultima su próxima normativa sobre este tipo de tecnología inteligente, así como las sanciones de su incumplimiento.

Este solo un ejemplo que hace patente la relevancia de la IA en la actualidad. A comienzos de este 2021, la experta en ética y tecnología Gemma Galdón ya nos avisó en Levanta la Cabeza de cómo un algoritmo es capaz de decidir si vas a conseguir tu próximo trabajo o no.

Todo parece indicar que en 2022 seguirá evolucionando en múltiples sectores más allá de los Recursos Humanos. Las empresas utilizarán la IA para detectar patrones en sus datos y optimizar las cargas de trabajo. Del mismo modo, los softwares inteligentes serán cada vez más comunes en el sector financiero y de contabilidad, sobre todo enfocados a tomar decisiones estratégicas y eficientes.