Desarrollan proyectos propios o en colaboración con otras organizaciones. Buscan generar transformación e impacto social. Quieren contribuir a crear una ciudadanía más digital, con más oportunidades, participativa e inclusiva. Son 1.500 cibervoluntarios que colaboran con más de 500 organizaciones y ayudan a más de 30.000 personas cada año. Así trabaja desde el año 2001 la Fundación Cibervoluntarios, ONG española de ámbito internacional que lucha por generar innovación social y empoderamiento en la ciudadanía. ¿Cómo ha evolucionado la organización?, ¿cómo trabajan internamente?, ¿qué ha pasado con la llegada de la pandemia?, ¿cómo disminuir la brecha digital? Yolanda Rueda, presidenta de Cibervoluntarios, reflexiona sobre sobre estos y otros temas en un nuevo encuentro online de Levanta La cabeza moderado por Mario Tascón.

“Lo que hacemos es dar competencias a las personas, más que enseñarles que esto es un ordenador y funciona así. No queremos mostrar las herramientas en sí, si no lo que se puede hacer a través de Internet. Queremos sensibilizar en temas de gestión, educación, salud, fake news…”, detalla Yolanda. La principal preocupación de Cibervoluntarios es que todas las personas tengan las mismas oportunidades de conocer y utilizar las tecnologías como medio para mejorar su vida. Se ha convertido en una entidad pionera en voluntariado tecnológico, referente a nivel internacional que aúna la tecnología y lo social. “Después de casi 20 años yo me siento muy orgullosa de esta trayectoria. Trabajamos en colaboración porque lo nuestro está en compartir, queremos co-crear. No somos la única organización que ayuda en temas de tecnología, pero sí somos pioneros en la forma de hacer determinadas cosas.”, explica la presidenta de la Fundación.

Encuentro | Levanta la cabeza

Son parte de empodera.org, digitalizadas, provenance, e integra en red, entre otros muchos proyectos. Pero desde que se decretó el estado de alarma en España, Fundación Cibervoluntarios puso en marcha su servicio 'Cibervoluntarios Responde', canal online y telefónico gratuito destinado a resolver dudas tecnológicas durante la cuarentena. “Es cierto que durante esta pandemia se han inscrito más voluntarios, pero nosotros somos muy exigentes porque queremos compromiso y responsabilidad”, detalla Yolanda Rueda. Para poder formar parte de la Red, tienes que entrar en la web, en el apartado Únete. Una vez que cubres el cuestionario para explicar tu perfil, haces un curso de formación online, una entrevista personal y una serie de actividades. “La participación como cibervoluntario es muy flexible. Nosotros sacamos una lista de actividades y la persona elige la que quiere. En el momento en el que seleccionas una, te comprometes a formar parte de ella. Además, somos emprendedores sociales y siempre les damos oportunidad a los cibervoluntarios a que propongan sus propias acciones”.

Durante el encuentro virtual apareció el tema de la brecha digital. “Cuando empezó la Fundación en 2001 ya se hablaba de esto. Y no podía ser. Nosotros ayudamos desde la parte más sencilla, a dar oportunidad a la gente de conocer y aprovechar esas herramientas y recursos que nos da Internet. Llevamos casi 20 años luchando contra la brecha digital”, detalla Yolanda. Pero, además, también opina que no se propicia por un solo factor, si no por varios. “A lo mejor un niño tiene acceso a un móvil, pero no sabe utilizarlo más allá de ver YouTube o una serie. Aunque las personas de todas las edades tengan recursos, sigue habiendo brecha. Una cosa es que conozcas la tecnología, pero no tienes esa apropiación que te empodera. Hay que trabajar mucho en esto”.

Aunque la operación de Cibervoluntarios se desarrolla en España, no descartan abrir fronteras y comenzar a operar en otros países. “Se necesitan muchos recursos y nos ha pillado entre la crisis del 2008 y una pandemia mundial. Pero lo nuestro es una carrera de fondo, lo importante es que lo que hagamos sea bueno, porque luego escalar es relativamente sencillo”, explica Yolanda. Desde la Fundación recalcan que “lo importante es concienciar y seguir formando para paliar peligros como los de la ciberdelincuencia”.