Ha llegado el verano y con él las vacaciones escolares. Queda un desierto de tiempo libre por rellenar para tus hijos. Evitar el aburrimiento va acompañado de una solución simple y rápida, entretenerse frente a una pantalla durante horas.

Se plantea un puzle de tres piezas y difícil encaje: verano, hijos y móviles. Pero resolverlo está en tu mano. El verano es época de descanso. Sobre todo para los mayores. Para los niños es época de libertad y diversión, en la infancia las horas son más largas y la preocupación por el aburrimiento de los niños lleva a los padres a tomar el camino de la tecnología invasiva.

Los móviles, tablets o videoconsolas ocupan el primer lugar de ocio de los jóvenes en vacaciones, pero no es la mejor solución. Si no sabes cómo afrontarlo, te damos un decálogo de buenas prácticas para que puedas entenderte con tus hijos y ayudarles a levantar la cabeza de sus dispositivos:

  • 1. Establece una serie de normas en el uso de Internet, videojuegos o móviles. Haz a tus hijos partícipes y que entiendan por que se establecen. Con ello debe quedar claro cuándo, cuánto y dónde se puede utilizar cualquier dispositivo. En verano especialmente, ya que puede dispararse su uso.
  • 2. Dialoga con ellos sobre el uso y todo lo que engloba a Internet. Hablar con tus hijos favorece la comunicación positiva y la escucha activa. Aprovecha las actividades que podéis hacer en verano para enseñarle sobre los peligros de Internet.
  • 3. Debe salir de ellos. Tu hijo tiene que aprender por qué se hace y conocer los límites para una gestión inteligente del ocio y del tiempo libre. Debe darse cuenta de la de cosas que puede hacer en verano más allá de estar con el móvil o la consola.
  • 4. Predica con el ejemplo. No puedes limitar y educar a tu hijo/a en el uso de las tecnologías si tú mismo no eres capaz de gestionarlo.
  • 5. Acompáñales al navegar por Internet. Oriéntales en el uso con un objetivo y muestra cuáles son las páginas fiables. Es necesario que hagas hincapié en que nunca den sus datos personales. En esta época es habitual quedarse hasta tarde navegando o jugando.
  • 6. En la Red hay que andar con cuidado. Uno de cada tres jóvenes ha tenido experiencias negativas en Internet, según un estudio reciente de INCIBE. Debes ganarte la confianza de tus hijos, respetando su espacio, para que ellos puedan apoyarse en ti ante cualquier problema.
  • 7. Los móviles no son solo para ocio. También sirven para llamar o para una urgencia. El uso debe ser limitado y tus hijos deben ser responsables de su consumo, que siempre contará con tu supervisión.
  • 8. Selecciona los videojuegos a los que juegan tus hijos según las normas de edad y contenidos. Supervisa cómo le afectan los juegos y cómo se relacionan al jugar, y en alguna ocasión está bien que juegues con ellos.
  • 9. Si es necesario, haz uso del control parental que incorporan los ordenadores o videoconsolas. Con ello evitarás que tus hijos puedan entrar en sitios poco recomendados para su edad. En vacaciones quizá sea buena idea para asegurarte de tu hijo no pueda excederse.
  • 10. Intenta estar al día de la transformación digital y las nuevas tendencias en tecnología. La brecha digital puede provocar falta de conocimiento frente a los peligros que afrontan los jóvenes